Evolute Institute

Encontrar la paz con mi miedo a no ser lo suficientemente bueno - Informe de Experiencia con Psilocibina Evolute - Leon

Índice
participante en el instituto leon evolute

Autor: León, Participante en el Retiro EvoLEAD 2023

"Oh, preciosa conciencia, eres todo lo que tengo. Mi ventana al mundo. Tengo que protegerte como a mi propio hijo".

Éstas fueron las primeras cosas de las que me di cuenta durante el viaje. En aquel momento, no tenía ni idea de que perdería trágicamente el control de mi consciencia durante el viaje. Pero lo primero es lo primero.

¿Cómo llegué a participar en el retiro en primer lugar?

Bien, ahora tengo 27 años y he pasado mucho tiempo reflexionando sobre mí misma y mi pasado en los últimos años. A través de la autorreflexión, me he dado cuenta de que a menudo tengo pensamientos que me preocupan. En el centro de estos pensamientos está la sensación de que no soy lo bastante buena.

Por ejemplo, después de estudiar psicología, empecé a trabajar como formadora en liderazgo en una empresa mediana. Me encanta mi trabajo y estoy agradecida por haber podido asumir responsabilidades tan pronto. Pero al mismo tiempo, me di cuenta de cómo mi miedo me limitaba. Cuando hablaba delante de grupos, me escuchaba a mí misma y comprobaba si lo que decía tenía sentido. Incluso en mi vida privada, a menudo me sentía insegura sobre si era suficiente para mis amigos y seres queridos. En todas estas situaciones, no estaba plenamente presente en la situación, sino que centraba gran parte de mi atención en mí misma. A nivel racional, era capaz de convencerme de que todo iba bien conmigo. Recibo excelentes comentarios en el trabajo, tengo muchos amigos que me aprecian y soy una de las personas claramente privilegiadas a nivel mundial. Puedo considerarme bastante afortunada. Pero bajo la superficie racional, a veces había una sensación de desconexión, vacío e inadecuación. Tenía la impresión de que ya no llegaba a ninguna parte por los caminos racionales "normales".

Ya había tenido experiencias con psicodélicos. Sabía que los psicodélicos podían ayudarme a encontrar nuevas perspectivas más allá de mi punto de vista racional. Perspectivas que son difíciles de verbalizar y que, por tanto, sólo pueden describirse de forma limitada con estas palabras. Anhelaba un nivel que me permitiera saborear, sentir y captar mi miedo con todos mis sentidos. Sin embargo, en viajes anteriores, el entorno era demasiado agitado, con muchas interacciones sociales en entornos estimulantes. Mi atención se centraba más en el exterior. Cuando oí que no habría interacción durante el viaje en EvoLead y que estaría tumbada acurrucada en un colchón acogedor con un antifaz para dormir, me intrigó la idea de sumergirme profundamente en mi propia conciencia.

Antes del retiro psicodélico

Estas semanas fueron emocionantes e intensas. El equipo Evolute concedió gran importancia al hecho de que cada uno se centrara en sí mismo de antemano y formulara una intención clara para el viaje. Hubo varias aportaciones y sesiones de coaching para encontrar la intención final.

Después de haber tratado una serie de cuestiones a lo largo de las semanas, mi intención final fue: "Quiero encontrar mi paz interior con mi miedo a no ser lo suficientemente buena.

El equipo se aseguró de que todos los participantes se conocieran de antemano. En tres sesiones intensivas de zoom, compartimos cosas íntimas desde el principio, nos reímos juntos y construimos una conmovedora cercanía a pesar de la gran distancia. Para mí, fue como si la tensión por el retiro aumentara con cada sesión y cada intercambio con los demás y, en algún momento, fue casi insoportable.

Afortunadamente, por fin llegó el fin de semana. Cuando llegué, sentí como si conociera a los demás participantes y al equipo directivo desde hacía años. No hubo que esperar mucho para llegar. Nada de tediosa construcción de seguridad psicológica. Inmediatamente me sentí como en casa. Los dos anfitriones del centro Athanor también contribuyeron a ello. Nos proporcionaron comida ligera, refinada y sencillamente deliciosa durante todo el retiro. Otro factor que me hizo sentir bien fueron las salas de seminarios, amuebladas de forma sensual y acogedora, con cómodos cojines, mantas (varias si era necesario) y velas. No me faltaba de nada y simplemente podía sumergirme en el retiro. El hecho de que no hubiera una agenda fija me pareció muy agradable. Sentí que podía confiar en el equipo desde el principio. Esto me permitió dedicarme plenamente a cada ejercicio en el momento, sin preocuparme de lo que iba a ocurrir a continuación.

El día de la ceremonia

"Dejar ir" fue un motivo central para el retiro, especialmente para el viaje. Como disfruté sin saber exactamente lo que iba a ocurrir, no quiero entrar en demasiados detalles sobre los acontecimientos individuales. Sin embargo, me gustaría compartir algunos aspectos generales destacados.

Aunque la experiencia psicodélica fue el objetivo principal para muchos al inscribirse en EvoLead, me impresionó especialmente la dedicación y seriedad con que se prepararon y acompañaron los demás elementos del programa.

Pasaron muchas cosas en un solo día. El día solía empezar con una suave sesión de yoga, seguida de meditación. Este comienzo me ayudaba a meterme conscientemente en el día tras levantarme. Después del desayuno, había muchos ejercicios diferentes que estaban bien equilibrados. Además de aportaciones y reflexiones para la mente, había ejercicios para el cuerpo y también para el alma. Esto fue perfecto para mí, ya que pude descubrir nuevos enfoques de mi conciencia junto a mi enfoque racional habitual. Aunque algunos de los ejercicios me parecieron desconocidos al principio, pude sacar algo de todos ellos y llegar a conocerme de muchas formas nuevas. El equipo consiguió establecer la seguridad psicológica en el grupo de una manera especial, de modo que todo el mundo se sintió cómodo incluso con ejercicios que parecían extraños al principio. Me conmovieron tanto algunos de los ejercicios, como la danza de la expresión o el trabajo de respiración, que me sentí profundamente conmovida y fascinada durante y después. Sigo integrando algunos de estos ejercicios en mi vida cotidiana. Entre medias, hubo tiempo suficiente para reflexionar sobre mi intención mediante el diario y el coaching.

La tensión previa al viaje se intensificó con los ejercicios y conversaciones que hicimos juntos y alcanzó su punto álgido poco antes del viaje. Ahora me gustaría compartir unas palabras sobre el viaje en sí y lo que aprendí de él en cuanto a mi intención. Me gustaría añadir que se pierden muchas cosas al describir la experiencia.

Mi viaje pasó por muchas fases diferentes. Tras situarme inicialmente con gratitud y humildad ante mi propia conciencia, entré en una fase que experimenté como oscura. Elegí activamente temas sobre los que quería reflexionar y con los que quería empatizar, como la relación algo latente con mi madre, o el difícil pasado de mi novia.

Pero en aquel momento, todo me parecía carente de sentido. Me sentía vacía. Sin emociones. Sin empatía. Poco a poco, me sentía cada vez peor. Me inundaron pensamientos negativos: "¿Ahora te has gastado dinero en esto? ¿Qué se supone que vas a decir en casa sobre lo que has aprendido? ¿Que en realidad todo carece de sentido y no tiene sentido?". La espiral negativa me llevó a un profundo agujero. Me sentía sola, separada y deprimida, sentimientos que normalmente no reconocía. "Esta no soy yo", pensé. Normalmente soy optimista y estoy de buen humor. El vaso siempre está medio lleno para mí. De lo que no me di cuenta en aquel momento es de que estaba justo en medio de mi intención de enfrentarme a mi miedo. No me sentía lo suficientemente bien y, en consecuencia, era dura conmigo misma. Me veía como una fracasada insensible que no tenía ninguna historia heroica que contar después del viaje.

Cuando me di cuenta, me tranquilicé. "Relájate. Aún tienes tiempo de sobra. Deja de intentar controlar tu viaje por ti misma". Me cogí suavemente de la mano y me di cuenta de cómo podía sumergirme más profundamente en mi viaje. Empecé a entrar cada vez más en contacto con las personas que encontraba en mi interior y pude volver a sentir empatía y conexión conmigo misma y con los demás. Se alternaban episodios muy alegres con episodios dolorosos y angustiosos. Entre medias, también había fases en las que volvía a ser dura conmigo misma. Quería sentir más, conectar más con las personas de mi vida. Pero a partir de entonces, vi estas fases como lecciones en las que podía poner a prueba mi recién adquirida amabilidad con una pizca de humor. "Es humano quererlo todo a la vez. Recuéstate, León. Estamos en una zona en la que estás dando tus primeros pasos. Te guiaré con cuidado y lo miraremos todo con tranquilidad.

Lo que es, es. Lo que no es, no es". La calma segura de mí misma me hizo bien. Con el tiempo, fui mejorando en calmarme y aceptarme a mí misma. Tenía conmigo a una amiga que me acompañaba amorosamente. Esa buena amiga era yo.

Empecé a percibirme cada vez más como un árbol fuerte, firmemente enraizado y con muchas fortalezas. Sentía como si pudiera contener todo el sufrimiento que me rodeaba a través del árbol. Sentí una profunda conexión con mi entorno. Hacia el final del viaje, despertó en mí un lado juguetón y humorístico. Conducía alegremente al ritmo de las canciones y estaba llena de pensamientos divertidos. El viaje fue una montaña rusa de emociones, y al final me sentí muy agotada por todo lo que había experimentado. Al mismo tiempo, me sentí profundamente inspirada y conmovida, tanto por mi propia experiencia como por ver las caras agotadas pero satisfechas de los demás participantes. Pude empatizar con su viaje en sus rostros y sentí una fuerte conexión. Y me sentí agradecida al equipo de liderazgo que me acompañó durante todo el viaje. Estuvieron a mi lado en las fases emocionalmente difíciles.

dibujo de integración del retiro psicodélico
Dibujo de León de una sesión de integración después de la ceremonia

Volver

Después del viaje, disfruté de la velada con los demás. Al día siguiente compartimos nuestros viajes y me sentí abrumada por la diversidad de los viajes y las cosas fundamentales que la gente había experimentado. Me di cuenta de que no era necesariamente el contenido de las percepciones lo que me conmovía tanto. Si escribiera las percepciones individuales en un trozo de papel, otra persona que las leyera las clasificaría como no rompedoras, quizá incluso banales. Sin embargo, cualquiera que viera los ojos luminosos y la emoción con la que las personas individuales relataban sus viajes percibía que no sólo comprendían algo profundo por sí mismas, sino que también lo experimentaban y sentían. El viaje parecía la prueba visual que falta cuando sólo se está convencido racionalmente de algo, pero no conmovido interiormente.

¿Y cómo estoy unas semanas después del retiro? ¿He encontrado la paz interior con mi miedo a no ser suficientemente bueno? En primer lugar: este miedo sigue existiendo. Hay momentos en los que vuelvo a caer en el viejo patrón y me impongo exigencias casi inalcanzables. Pero se han vuelto mucho más raros. Me miro a mí misma y al miedo con otros ojos. Cuando aparece, casi disfruto atrapándome. Me doy las gracias a mí misma y a la vida por esta oportunidad de practicar. En esos momentos, me recuerdo que soy la persona más importante de mi vida. Antes del retiro, esa frase me habría parecido arrogante y egocéntrica. Ahora me parece completamente natural. El viaje me mostró que ser dura conmigo misma me conduce a un sentimiento de culpa y me separa de mí misma y de mi entorno. Me di cuenta de que mi conciencia es el único acceso a mí misma y a todo lo que me rodea. La clave de mi conciencia es la autocompasión. Me he dado cuenta de que soy adorable y, por tanto, quiero tratarme con amor. Cuando el crítico interior se pone ruidoso, quiero apartarlo con todo mi amor y darle un abrazo. Esta actitud aún es nueva para mí y requiere más cuidado y práctica. Quiero darme tiempo para ello.

Incluso el vacío, que me pareció desagradable al principio del viaje, me mostró mucho en retrospectiva. Me mostró de forma extrema lo que puede ocurrir si llevo al extremo mi comportamiento autocrítico. Por otra parte, pude darme cuenta de que, a pesar de mi convicción durante el viaje de que ese vacío no me pertenece, sí tiene un lugar en mi vida. En realidad, el vacío forma parte de mí. Sólo que nunca se le había dado espacio en mi vida y, por tanto, se escindió pronto.paradoja del vacío y la plenitud

Hoy sé que quiero darle espacio, porque al otro lado le da a la plenitud la oportunidad de llenarlo. Sin vacío, no hay lugar para la plenitud. Suprimir este lado suprime mi vitalidad. Al darme cuenta de esto, sentí curiosidad por saber qué otras partes de mí misma había escindido a lo largo de mi vida. Desde entonces, he estado trabajando en mis sombras interiores para descubrir las cualidades que conforman mi existencia humana. Algo que me ayuda mucho en esto es la danza expresiva. Me permite dar espacio a las emociones que, de otro modo, suelo dejar de lado en la vida cotidiana. En la danza, por ejemplo, lloro regularmente por el ideal que me gustaría ser. De este modo, me despido gradualmente de mi yo ideal. Esto me parece más holístico que limitarme a racionalizar por qué soy un buen tipo.

Esto también me ha ayudado con otra cuestión. En los últimos años, he notado cómo han cambiado algunos aspectos de mi personalidad. Por ejemplo, me he dado cuenta de que a mi lado extrovertido, que solía ser muy pronunciado, se han unido partes cada vez más introvertidas. En mi vida anterior al programa EvoLEAD, me preguntaba a menudo: "¿Cómo eres realmente ahora? ¿Introvertido o extrovertido?". Quería situarme de forma precisa y predecible en el continuo para diferentes situaciones. Ahora sé que no soy ni introvertida ni extrovertida. Soy ambas cosas. No, en realidad lo soy todo. No quiero obsesionarme. Quiero ser fluida y permitirme ser cualquier cosa en cualquier momento. Así es también como quiero interactuar con otras personas. La idea de que los seres humanos somos completos desde el principio me inspira. En la vida perdemos gradualmente esta percepción y a partir de entonces estamos en una búsqueda de la completitud. La idea de que todo está ya ahí me da paz en los momentos de duda.

Después del viaje, me encantó cómo el equipo nos ayudó a integrar nuestros descubrimientos en la vida cotidiana. Era palpable que se preocupaban de verdad por el desarrollo de cada uno de nosotros. Agradecí especialmente las útiles recomendaciones de libros y las sugerencias sobre temas que podía explorar más a fondo. Me pareció agradable que, además de la literatura occidental, también se incluyeran muchas ideas de las tradiciones orientales. Las sesiones de integración con los demás después del retiro también fueron útiles. Significó mucho para mí volver a ver a los demás participantes y hablar de nuestras experiencias juntos. No puedo agradecer lo suficiente a todo el equipo y a cada participante que hicieran del programa una experiencia tan especial para mí. Tiene un lugar en lo más profundo de mi corazón y perdura en mí. Lo recomiendo encarecidamente a cualquiera que esté interesado en un desarrollo personal serio. Tengo la sensación de estar tras la pista de algo muy profundo a través del retiro.

Dimi_cuadrado_pequeño

Dr. Dmitrij Achelrod,

cofundador del Evolute Institute

¿Te sientes inspirado?
HABLEMOS

Te invitamos a concertar una llamada con nosotros. Juntos, podemos profundizar en las preguntas que puedas tener. Podemos explorar si uno de nuestros programas de retiro es adecuado para ti en este momento.

¿A quién conoces que pueda estar interesado en este post?
Compartir vía
Suscríbete al boletín de información
Como mucho, una vez cada 2 semanas.
Bombilla que representa las ideas del blog
Bombilla que representa las ideas del blog

Avanza en tu búsqueda de crecimiento y mayor bienestar

Apúntate a la Charla de Expertos Evolute en directo

Ideas rompedoras de pensadores líderes en conversación con nuestros anfitriones de Evolute. Obtén perspectivas únicas sobre tu propio camino de crecimiento personal, profesional y espiritual. Gratis.

Al registrarte, aceptas recibir comunicaciones de Evolute Institute. Tus datos no se compartirán con terceros.

"Cuando suelto lo que soy, Me convierto en lo que podría ser".

- Lao-Tzu

Recibe información y actualizaciones de eventos de Evolute Institute